¿En dónde están los libros originales de la Biblia?

0

Hoy en día mucha gente se pregunta en dónde están los libros originales de la biblia. La verdad es que los manuscritos originales no existen ya, y si existen no hay persona en este mundo que sepa en dónde están, por la sencilla razón de que nadie los ha encontrado.

De lo que sí podemos hablar es de los manuscritos más antiguos que se han encontrado. Se trata de manuscritos relativamente recientes si tomamos en cuenta los miles de años de la historia del pueblo de Dios.

Rollos de Qumrán

Los manuscritos más antiguos son los encontrados en las cuevas de Qumrán en el periodo de 1947 a 1956. Su hallazgo fue meramente accidental, pues dos pastores de la región del Mar Muerto habían extraviado una cabra y la buscaron en una cueva (1); por la oscuridad de la cueva lanzaron una piedra para provocar que la cabra se moviera, pero escucharon que el golpe de la piedra sonó hueco y al acercarse lo que encontraron fueron vasijas con un valioso tesoro arqueológico y bíblico.

Cuevas de Qumrán

El hallazgo atrajo la atención de muchos investigadores que en las vasijas encontraron cerca de 850 manuscritos, de los cuales aproximadamente 250 son manuscritos de la biblia. El problema era que esos pergaminos se encontraban prácticamente destruidos, estaban hechos añicos, eran trozos del tamaño de una hojuela de maíz y todos revueltos, así que la labor de reconstrucción ha sido enorme.

Armar el enorme rompecabezas de los manuscritos de Qumrán representó un reto gigantesco.

La antigüedad de los rollos encontrados es muy valiosa pues datan de un periodo de entre 250 años antes de Jesús y 66 años después de él, y entre los muchos documentos encontrados en esas vasijas estaba la biblia hebrea, pero también había muchos libros extrabíblicos y algunos textos que no forman parte de nuestra biblia como el libro de Tobías y el Sirácide, que sí forman parte de la biblia católica.

De todos los documentos bíblicos encontrados en la cuevas de Qumrán, el único libro bíblico completo es el de Isaías con una antigüedad datada en año 125 a.C., y llama la atención que están todos los libros bíblicos del Antiguo Testamento, aunque muy incompletos, excepto el de Ester del que no hay una sola letra, lo que ha dado lugar a muchas especulaciones acerca del canon precristiano.

Manuscritos del Mar Muerto o Qumrán

Si bien todos los escritos de Qumrán revelan datos de sumo interés histórico, también es común entre los estudiosos pensar que los manuscritos revelan sólo una fracción del pensamiento y cultura del pueblo hebreo. De hecho, ninguno de los manuscritos descubiertos en Qumrán corresponde al Nuevo Testamento como tampoco existe uno solo que sea cristiano.

Códice Vaticano

Otro hallazgo importante de pergaminos antiguos es el Códice Vaticano, al que se le llama así porque se encuentra en el Vaticano, pero nadie sabe dónde fue descubierto ni por quién. Se trata de un texto bastante completo, aunque no tiene la Biblia completa, pues, por ejemplo, le faltaban buena parte del Génesis y le faltan algunos Salmos.

El Códice Vaticano es un texto escrito a mano, en griego y en un pergamino. El estilo literario hace suponer que se trata de un escrito de los años 300 de nuestra era.

Códice Vaticano

Una peculiaridad de estos documentos es que están escritos en griego pero las palabras no están separadas, no hay espacios entre palabra y palabra, no hay puntos ni comas, es una serie interminable de letras griegas, de tal manera que el lector debe estudiar palabra por palabra para estudiar el texto.

Códice Sinaítico y Códice Alejandrino

El Códice Sinaítico es un poco posterior al Código vaticano, y junto con otro códice llamado “Códice Alejandrino”, contiene las copias más antiguas del Nuevo Testamento completo, de tal manera que estos dos códices, el Sinaítico y el Alejandrino, ambos probablemente del siglo V de esta era, contienen en conjunto la colección más antigua y completa del Nuevo Testamento.

El Códice Sinaítico fue encontrado en un monasterio localizado en el Monte Sinaí por una persona que fue comisionada por el Zar ruso en 1844 para viajar al Monte Sinaí porque el Zar estaba seguro de que en el Monte Sinaí encontrarían muchos manuscritos antiguos, lo cual efectivamente sucedió (2).

Este documento está escrito en griego, data del siglo V y contiene la mayor parte de la “septueginta”, es decir, la primera traducción que se hizo al griego de la Biblia hebrea y contiene todo el Nuevo Testamento.

Por estas características se puede afirmar que el Códice Sinaítico, en conjunto con el Alejandrino, contienen la Biblia entera, es decir, estos dos códices en conjunto constituyen el manuscrito más antiguo, que se conoce, de la Biblia entera.

Papiros Bodmer

Existen unos papiros antiguos que sólo contienen fragmentos bíblicos, sin embargo cobran mucha relevancia porque, siendo del año 200 aproximadamente, contienen los textos más antiguos del evangelio de Juan y fragmentos del evangelio más antiguo de Lucas, entre los cuales se encuentra el que corresponde a Lucas 11, 2-4, al que algunos llaman el “Padre Nuestro de Lucas”.

Fragmento del Evangelio de Juan en los Papiros Bodmer.

Estos papiros fueron encontrados en Egipto en 1959 y contienen textos extrabíblicos como algunos fragmentos de la Ilíada de Homero. El nombre de los papiros se atribuye al primer comprador en el marcado de papiros antiguos, Martín Bodmer.

___________________

  1. Existen versiones de que los dos pastores no buscaban una cabra sino que se refugiaron en una de las cuevas de Qumrán para protegerse del frio. La versión de las cabras coincide con la de los historiadores más serios, sin embargo, para los efectos del tema que aquí tratamos, la discusión es absolutamente irrelevante. 
  2. Existe la anécdota de que el enviado del Zar, al iniciar la investigación, encontró en depósitos de basura una colección de pergaminos antiguos que estaban a punto de ser desechados. Una vez que los encuentra da inicio a la búsqueda y es así como descubre unos sótanos en el monasterio que le condujeron al Códice Sinaítico. En 1933 Rusia vendió el Códice Sinaítico a la Biblioteca Británica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here