Con carta a su hijo denuncia la falsa cultura de hombría en el mundo

1

Hay un comentarista evangélico en Estados Unidos con una extraordinaria penetración en las redes sociales y con una altísima influencia en el pensamiento de la comunidad norteamericana llamado Mattew Walsh, quien recientemente aludió a un controvertido evento ocurrido hace poco tiempo.

En un famoso programa de televisión estadounidense en el que se hacen concursos, se vio a un muy conocido cantante de alrededor de 40 años, ejecutando un humillante baile con una mujer muy jovencita de quizá veinte años. La danza que contenía escenas extremadamente lascivas provocó elogios entre los personajes de programas de chismes y de la farándula, pero también severas críticas de los que aman los valores y la familia.

Matt Walsh vio en ese programa de televisión una extraordinaria oportunidad para escribir una carta a su hijo en la que le mostraba el valor de la hombría. La carta contiene un lenguaje fuerte pero muy respetuoso y transmite una importante lección de lo que es verdaderamente un hombre que respeta a la mujer y jamás se aprovecha de ella. Veamos algunos rasgos de la larga carta:

Querido hijo: 

No permitas que estos cerdos y pervertidos que ves en la televisión sean una lección para ti, ellos tratan a las mujeres como basura, no poseen ninguna caballerosidad, no tienen autocontrol, son desleales y deshonestos, pasan todo el día persiguiendo el placer a la expensa de otros y lo peor es que quieren animarte a que tú hagas lo mismo.

Yo sé que vas a ser tentado, estas estrellas populares y celebridades masculinas te harán creer que tienes que mirarlos como modelo. Ellos se aprovechan de personas que están emocionalmente rotas, de las personas que se desprecian a sí mismas, de jovencitas confundidas. 

Lo peor de todo es que se ven premiados significativamente por esto. Mira, ¡qué buenos trajes tienen! y ¡qué buenos automóviles manejan! Mira cómo son mirados, admirados y queridos. Mira, tratan a las mujeres como basura y otras mujeres están alrededor de ellos precisamente porque las tratan como basura.

Tendrás la tentación de pensar que así es como se deben comportar los hombre de verdad, pero hijo, si piensas eso vas a estar equivocado. Vas a estar equivocado en muchas cosas en la vida porque eso significa ser un ser humano, equivocarse, pero nunca vas a estar más equivocado que cuando sientas la tentación de comprar las mentiras de la cultura que nos vende esa idea de masculinidad.

Hijo, no hay nada glamoroso o divertido en ser un hombre de poco carácter y sin integridad. Lo que ves en televisión es una fachada, es un intento de venderte algo, es un veneno, lo que ves son las luces brillantes y mujeres sensuales.

Pero no ves lo que pasa cuando las cámaras se apagan y las divinidades de esta cultura popular regresan a sus vidas como simples mortales. No los ves en sus enormes casas vacías y solitarias. No ves el terrible abismo vacío de sus almas.

No ves la enorme cantidad de alcohol y de drogas que consumen para adormecer el dolor de vivir una vida carente de relaciones reales y comprometidas. No ves el odio que tienen por sí mismos y por la humanidad. No ves los celos que sienten por los hombres que son normales y decentes. 

Hijo, yo tu papá no soy una celebridad, soy un hombre aburrido y promedio, pero tu papá tiene algo que cualquier abusador de mujeres, famoso o no famoso, envidia. Tengo el amor y el compromiso de una mujer  fiel, inteligente y bella. Tu papá tiene a tu mamá. Y él solamente tendría a tu mamá hasta el último día de su vida. Y tú papá debería estarse despertando todos los días lanzando alabanzas al Señor por ésta razón, por tener a tu mamá.

Escucha hijo, no dejes que el mundo te diga cómo ser un verdadero hombre. El mundo no sabe absolutamente nada sobre este tema. Los hombres son leales, los hombres son honestos, los hombres respetan y honran a las mujeres. el verdadero hombre sale a buscar una sola mujer, y jura amarla y protegerla por todo el resto de su vida. Un hombre nunca traicionaría este voto. Incluso el más débil y cobarde, si es hombre de verdad, moriría por la mujer que ama.

Tu papá no es un héroe, pero a ver si alguien trata de herirte a ti o a tu mamá, y mira cómo tu papá se convierte en Superman. ¿Ves hijo? No necesitas ser grandote y muy fuerte para ser un verdadero hombre, aunque yo creo que algún día vas a ser un hombre grande y fuerte. 

No necesitas ser un muchacho cool o atlético, no necesitas saber tocar la guitarra o saber reparar automóviles, todas esas son cosas buenas pero ninguna de ellas define a un hombre. Un hombre es definido sobre cómo trata a las mujeres, sobre cómo conserva y mantiene sus promesas y cómo protege y sirve a los que ama. Eso es lo que hace hombre a un hombre.

Eso es lo que me enseñó mi padre y me enseñó con el ejemplo, y ruego a Dios para que yo pueda ser lo mismo contigo. Ha, por si acaso, si alguna vez te veo faltando al respeto a las mujeres, te voy a sentar frente a mi y te voy a hablar sobre eso, pero primero, antes de sentarte, voy a patearte el trasero por toda la calle. Esa es una promesa, cuenta con ella. 

Con mucho amor, tu viejo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here