Cómo hacer para no debilitar la fe ante los escándalos de líderes evangélicos

0

Heather Cirmo es una hermana cristiana que egresó de una universidad cristiana con el título en Relaciones públicas, y buscó y encontró trabajo en una institución cristiana con el fin de sentirse satisfecha y segura en su fe, sin embargo, la experiencia en ese lugar fue terrible aún cuando supuestamente suscribía la ideología conservadora. 

Heather narra en un artículo publicado en The Christian Post que el director fumaba puros sin parar y ni él ni nadie más en la oficina era un seguidor de Cristo. “Me encontré saliendo al final del día, apestando a humo de cigarro y deseando interactuar con los cristianos”, escribió en su testimonio publicado en The Christian Post, del que aquí hacemos un resumen.

Heather Cirmo, profesional de las comunicaciones, con más de 25 años de experiencia trabajando con organizaciones cristianas.

“Comparto esto porque la mayor parte de mis 25 años de experiencia laboral ha sido sirviendo a organizaciones cristianas e iglesias, y he sido testigo de una gran cantidad de crisis y fallas morales que podrían haber hecho naufragar mi fe”, dijo también.

“Permanecer en la iglesia ha sido el factor más importante que me ha mantenido alejada de la desesperación, aunque varios escándalos de alto perfil han sacudido mi estabilidad en los últimos días. El caso de Ravi Zacharias (un fallecido apologeta cristiano a quien una larga investigación descubrió abusos sexuales contra cientos de masajistas por más de una década, a las cuales pagaba con fondos del ministerio) es el que me golpeó más fuerte”, escribió Heather, para en seguida describir las armas de las que se proveyó para sostenerse en la fe y no decaer ante los fuertes golpes de los malos testimonios de hermanos en la fe y de grandes líderes que han tenido terribles caídas morales.

Un informe de 12 páginas publicado por Ravi Zacharias International Ministries confirma el abuso de parte de Zacharias en centros de spa de su propiedad en Atlanta, así como abusos sexuales en Tailandia, India y Malasia.

Cuidando mi corazón

Proverbios 4:23 dice: “Sobre todo, guarda tu corazón, porque todo lo qué haces fluye de él”. Este es un trabajo agotador, porque nuestro corazón es engañoso y “propenso a divagar”. Si no estoy en la Palabra con regularidad, si no me arrepiento a diario, es probable que mi corazón me lleve en la dirección equivocada.

1 Corintios 10:12 dice: “El que cree estar firme, mire que no caiga”. Cuando soy testigo del fracaso moral con un corazón reservado, respondo: “Oh, Dios, ese podría ser yo. ¡Por favor, mantenme cerca de ti!”

Orando por los que están al frente del ministerio

Pastores, misioneros, autores cristianos y conferencistas. Estos hombres y mujeres están compartiendo las buenas nuevas de Jesucristo, ¡y nada enoja más al diablo que eso! Mientras mi pastor predica, debo orar para que permanezca fiel a la palabra que predica. Nunca debería verme sólo como un consumidor de contenido cristiano, sino como un guerrero comprometido en una batalla espiritual cósmica entre el bien y el mal.

Consultar con mi estudio bíblico y con los miembros del grupo pequeño. 

No debo asumir que yo o mis hermanos y hermanas en Cristo estamos procesando bien las malas noticias. Tenga un oído atento. Discuta las preguntas que tenga y busque las respuestas. Recuerde la bondad y la fidelidad de Dios incluso cuando los hombres fallan. Ore por y con sus hermanos y hermanas para que nadie se ahogue en un mar de desesperación. Los cristianos se necesitan unos a otros.

Manteniendo a raya el cinismo.  

La Biblia contiene ejemplos de temerosos de Dios que fallaron miserablemente, pero también está llena de personas que sirvieron bien a Dios.  Jesús nos advirtió repetidamente que encontraremos falsos profetas y autoengaños.  Sin embargo, también nos dijo que amáramos como Él nos amaba.  Aunque he visto a muchos arruinarse de manera majestuosa, he visto a muchos más que vivieron con integridad. Siempre habrá fieles en la tierra.

Meditando en el cielo. 

Richard Baxter atribuyó a las meditaciones diarias de 30 minutos en el cielo la capacidad de soportar durante años de dolor físico crónico. Incluso después de ser sanado físicamente, nunca detuvo sus “meditaciones celestiales”. Si somos honestos con nosotros mismos, la mayoría de nosotros no sabemos mucho sobre nuestro hogar eterno, pero la Biblia está llena de información sobre el cielo. También está repleta de exhortaciones a pensar a menudo y deliberadamente sobre este lugar tan real. Esta disciplina es útil para perseverar por encima del desánimo y la desilusión.

Heather Cirmo concluye su artículo escribiendo: “Todos somos propensos a la duda, la tentación y el fracaso moral. Debemos protegernos activamente contra la pérdida de confianza dentro de la fe y el atractivo de las tendencias culturales fuera de la fe. Debemos practicar activamente las disciplinas espirituales y permanecer transparentes y responsables dentro de la comunidad cristiana. No importa si somos un miembro humilde de un ministerio o el director de una gran organización cristiana”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here