Nuevamente Jesús Adrián Romero nos comparte un concierto acompañado de sus músicos, aunque por razones del confinamiento, todos ubicados en distintos lugares de diferentes países, pero unidos por la tecnología. Precisamente por eso lo llamó Concierto Desde Nuestro Encierro.

Esta es la segunda ocasión que Jesús Adrián Romero brinda un concierto de esta naturaleza, pues la primera vez fue el 11 de abril, también acompañado de sus músicos de manera virtual y compartido a través de sus redes sociales.

En esta ocasión las siete canciones que se interpretaron fueron Mi Entorno, El Anhelo De Mi Voz, No Me Daba Cuenta, Así Te Anhelo, Espérame. Olvidé Cuidar Mi Huerto y Vuelve a Llamar.

Como siempre, Jesús Adrián Romero buscó estar acompañado del mayor número posible de sus músicos. En esta ocasión le acompañaron Pedro Marín (de Phoenix Arizona, director musical y bajista), Jesús Molina (de Los Ángeles, pianista), Roberto Serrano (Ciudad Juárez, percusiones) de Hoover Ilabe (Lima Perú, guitarrista acústico), de Misael Blanco (McAllen Texas, batería) y Fernando Ramírez (de Texas en la guitarra eléctrica).

Todas sus canciones son bellamente introducidas por una  breve reflexión que les da contexto, y sólo a manera de muestra, la reflexión con que introduce Mi Entorno es la siguiente:

La espiritualidad consiste en unir nuestra humanidad con la divinidad, y lo que quiero decir con esto es que cuando Jesús estuvo con nosotros, nos invitó a ser parte de esa divinidad, de hecho el Apóstol Pedro dice que nosotros somos participantes de la naturaleza divina.

Y cuando seguimos a Jesús, algo sucede con nosotros, de tal manera que comenzamos a actuar de una manera que no actuábamos antes, por ejemplo, el Apóstol Pablo dice que el amor de Cristo nos constriñe, es decir, nos empuja a hacer cosas que no estábamos acostumbrados a hacer.

Algo cambia dentro de nosotros, y eso se debe a que nuestra naturaleza humana se está uniendo a la naturaleza divina.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here