Los líderes cristianos tienen la responsabilidad de levantar la voz ante iniciativas que no edifican: APET

0

La Alianza de Pastores Evangélicos de Tapachula (APET), en Chiapas, México, señaló que los líderes cristianos tienen la responsabilidad ante Dios y ante la sociedad de levantar la voz frente a iniciativas que no edifican, no bendicen, ni contribuyen al desarrollo y prosperidad de la población. 

La APET,  presidida por el pastor Gamaliel Fierro Martínez, se pronunció por una legislación que se apegue a los valores de la vida y la familia y rechazó las iniciativas de ley que no contribuyan a una sociedad sana, equilibrada con principios y valores.

Esta semana la Alianza de Tapachula, Chiapas, convocó a una rueda de prensa para dar a conocer su postura respecto a las iniciativas de leyes que pretenden legalizar el aborto, los matrimonios igualitarios, la adopción homoparental, la educación sexual con ideología de género y la “no violencia infantil”.

En consecuencia, la Alianza de Pastores Evangélicos de Tapachula fijó su posición sobre cada una de las iniciativas que atentan contra la vida, la familia y los principios básicos de una sociedad sana, equilibrada con principios y valores:

Alianza de Pastores Evangélicos de Tapachula

Sobre matrimonios igualitarios 

El matrimonio es ordenado e instituido por Dios entre un hombre y una mujer, con el propósito de la compañía mutua y la reproducción, por tanto  es el fundamento para establecer una familia y es el grupo primario para cualquier sociedad.

Sobre la adopción homoparental

Los hijos naturales o adoptados tienen el derecho a crecer dentro de la institución del matrimonio constituido por un padre y una madre, a ser educados por padres naturales, hombre y mujer, que vivan los valores de respeto, justicia, moralidad, tolerancia y solidaridad, fundamentados en los principios del amor.

Sobre el aborto

El ser humano tiene derecho a la vida desde su concepción hasta la muerte natural, como lo establece la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que se conoce como Pacto de San José y que México suscribió desde 1981.

Sobre la educación sexual con ideología de género

los padres tienen derecho a decidir sobre la educación, formación y desarrollo de sus hijos, lo cual es una facultad inherente e inalienable, de acuerdo al artículo 26 fracción III de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948; así como por el artículo 12 fracción IV de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos de 1969, ambos firmados y ratificados por el Estado Mexicano, con rango constitucional.

Sobre los niños transgéneros

 Los menores de edad no han desarrollado aún la capacidad moral, mental ni física para tomar decisiones sobre su identidad de género, orientación o preferencia sexual, y si nuestras leyes no permiten acceso a los menores para tener licencia de manejo, credencial para votar, y en caso de delinquir, no pueden y no deben ser juzgados como personas adultas, este tipo de decisiones que son de un alto grado de complejidad, tampoco deben tomarse sino hasta la mayoría de edad.

Sobre la no violencia infantil

Los niños deben ser corregidos y en su caso disciplinados por sus acciones incorrectas, pero con respeto y amor. Señalaron que la disciplina implica obediencia y sujeción a la autoridad de los padres, ya que ellos son los responsables de su educación y formación tanto ética como moral.

Tras este pronunciamiento, las iglesias evangélicas hicieron un llamado respetuoso a los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y federal, para que tomen en cuenta sus planteamientos recordando que las iglesias cristianas forman una comunidad que ha contribuido al bienestar del tejido social.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here