Podemos seguir pidiendo a Dios lo imposible

0

¿Crees en milagros? ¿Crees que Dios todavía puede hacer lo imposible? COVID ha provocado frustración, ansiedad y confusión para algunos cristianos. ¿Por qué Dios ha permitido esta pandemia? ¿Por qué Dios no sana a los creyentes que se han enfermado? Estas preguntas han plagado al cuerpo de creyentes, pero aunque no entendemos algunas cosas, Dios permanece soberano. 

Después de escuchar el testimonio de curación de Don Cui, quise gritar desde las cimas de las montañas que Dios continúa en el trono respondiendo oraciones. Cui, asistente médico durante 35 años, recuerda cómo el Señor hizo un milagro en su vida cuando contrajo COVID en diciembre de 2021. Cui sabía cómo leer las historias clínicas y calculó sus posibilidades de supervivencia. Cuando entró en insuficiencia respiratoria y su oxígeno en la sangre bajó a los 40, hizo las llamadas telefónicas y se despidió de su esposa e hijos.

En ese momento, su esposa se acercó a los creyentes de todo el mundo, y varios miles de personas pronto intercedían por un milagro para Cui, quien una vez fue director de misiones de vacaciones de primavera para la Universidad Oral Roberts y parte del equipo de Liderazgo de Promise Keepers.

“Estaban luchando por mí cuando yo no podía luchar por mí mismo”, dice Cui. Las historias de oración por él llegaron a raudales. Un caballero que también tenía COVID se despertaba y decía: “¡Don Cui, levántate!” Otra persona compartió que el Señor la despertaba cada hora para declarar la curación en el nombre de Jesús sobre Cui. Milagrosamente, Cui sólo estuvo conectado a un ventilador durante cinco días y se recuperó de inmediato.

¿Por qué Dios concedió este milagro? Porque había un ejército de creyentes que se levantaron y clamaron al Señor por sanidad. La importancia de la oración no puede ser subestimada. Todo lo que hizo Jesús se originó en la oración y en conversaciones con el Padre. Nuestra fe necesita estar a la altura de las circunstancias y aferrarse a las promesas que Dios nos ha dado. Por las llagas infligidas en Su espalda, somos sanados (Isaías 53:5).

¿Cómo podemos aumentar nuestra fe para creer en los milagros? Una forma es leer historias como la de Cui. Es vital escuchar cómo Dios se está moviendo hoy. Otra vía es leer los milagros en la Biblia. Estas historias pueden encender tu fe. Además, pídele al Señor que aumente tu fe para creer en milagros, señales y prodigios. Finalmente, ora oraciones audaces. Pídele a Dios que haga lo imposible.

¿Entonces, Qué esperas? Adelante, pídele a Dios lo imposible. Siga presionando en Él hasta que vea el fruto de la voluntad del Señor.

Fuente: Charisma Magazine

Autor: Kristi Lemley.

La Dra. Kristi Lemley es oradora, autora, presentadora de podcasts, profesora y consejera. Le apasiona reavivar el fuego en los corazones de los creyentes para transformar vidas. 

Ella se conecta de una manera transparente que rompe las barreras espirituales para que cada persona pueda caminar hacia su propósito con la autoridad y el poder de Dios. 

Kristi, una ministra ordenada, habla en iglesias, conferencias y retiros a nivel nacional e internacional. Es autora de dos libros, Transformed: Live God’s Best y ABLAZE: Prepare Your Heart for Revival.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here