Vivir la fe en medio de las pruebas

0

El mundo define a una persona por su estatus, por sus logros o por su economía, pero Dios no lo hace así. No importa quién eres o qué has hecho, todos experimentamos diferentes grados y niveles de dolor, agonía, sufrimiento, rechazo, abandono, enfermedad y similares.

La Escritura nos dice que Pablo confirmaba “los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14:22).

Ninguno de nosotros disfruta de las pruebas, y a menudo nos inquietamos por ellas, pero se nos recuerda a través de la Palabra de Dios “que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos.(1 Tes. 3:3).

En medio de nuestras pruebas, Dios está con nosotros, dándonos la gracia necesaria para que Él haga una obra poderosa en y a través de nuestras vidas.

¿Podemos cuantificar alguna vez el nivel de aflicción por el que usted o yo pasamos o compararlo con el resultado deseado por Dios? Algunos experimentan aflicciones menores, otros mediocres, mientras que para otros es sísmico. Jesús dijo de Pablo, en Hechos 9:16 “Porque le mostraré cuánto debe sufrir por causa de mi nombre”. 

Así como Dios hizo con Pablo, así hará contigo y conmigo, seremos transformados en un testamento vivo y conmovedor para su gloria.

Pablo había soportado mucho, y nos da esta visión en 1 Corintios 15:58, “estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”. 

Para muchos de nosotros, cuando queremos algo de Dios, queremos, queremos y queremos. Entonces, una vez que obtenemos lo que queremos, no servimos a Dios y seguimos siendo un espectador en lugar de un participante en Su Reino.

Todos aman el poder de Dios, pero no les gusta sufrir. Sin embargo, el poder del Espíritu de Dios está sobre nuestra vida en nuestra aflicción (ver 2 Timoteo 1:8), así que glorifiquemos a Él y no nuestras aflicciones. 

Incluso en el sufrimiento, nuestra actitud tiene que ser correcta, porque al final del día nuestra actitud determinará nuestra altitud. Dios tiene una meta final a la vista para todos nosotros.

Si te preguntas, ¿por qué me está pasando esto? La Escritura nos dice que de nuestro “sufrimiento se produce resistencia, que produce carácter”, que a su vez producirá un hombre o una mujer de fe que es justo ante Dios. “Alégrense en nuestros sufrimientos, sabiendo que el sufrimiento produce resistencia, y la resistencia produce carácter” (Rom. 5:3). El Salmo 112:6 dice que “los justos nunca serán conmovidos; él (ellos) serán recordados (por Dios) para siempre”.

Adaptación del artículo de Reg Morais publicado en Charisma Mag. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here