La guerra espiritual no siempre es con demonios, también puede ser con hermanos cristianos

0

Muchos son los casos en que un pastor que trabaja incansablemente por servir a su comunidad, entabla batallas espirituales frente a grupos de personas de su iglesia que se muestran insatisfechos con su liderazgo y traman formas para deshacerse de él.

Las personas de la primera línea del ministerio a menudo son golpeadas con negatividad diseñada para sacarlos de la iglesia, y en esos casos lo que necesitan es aliento y palabras como “Estás haciendo un gran trabajo, resiste”.

En la comunidad llena del Espíritu hablamos mucho sobre la guerra espiritual y nos encanta identificar a los demonios detrás de cada problema. Pero damos demasiado crédito a los demonios. En muchos casos, la “guerra espiritual” en realidad es causada por cristianos que no saben cómo amar.

Con frecuencia los cristianos son responsables en momentos de chismes, calumnias, destrucción de personajes y otras actividades diabólicas que destruyen personas e iglesias. El diablo y sus demonios pueden, en última instancia, estar detrás de todo, pero las personas carnales son los peones dispuestos del diablo. 

Por eso Pablo les dijo a los Gálatas: “Si se muerden y se devoran unos a otros, tengan cuidado de no ser consumidos los unos por los otros” (Gálatas 5:15, LBLA).

Este nuevo año es una buena oportunidad de que nuestro objetivo sea convertirnos en animadores. 

¿Como puedes evitar ser una herramienta de destrucción espiritual?

1. Recuerda que el diablo es el acusador. A Satanás se le llama “el acusador de nuestros hermanos” en Apocalipsis 12:10, y nos lanza sus acusaciones “día y noche”. Por eso, no debería sorprendernos que a veces escuchemos sus acusaciones sobre los demás y nos incita a repetirlas. Si nuestro corazón no está lleno del amor de Dios, le lanzaremos granadas del diablo.

¿Quieres sinceramente estar del lado de Satanás en la guerra espiritual? Estás luchando por tu equipo cuando difundes negatividad sobre los demás. Nunca te alinees con el acusador. Asegúrate de que tu corazón esté libre de falta de perdón, celos y odio para que no termines siendo un secuaz del diablo.

2. Nunca albergue sospechas. Hay algunos cristianos que afirman tener un “don de discernimiento” que en realidad no es más que un espíritu hostil de acusación. Estas personas afirmarán que Dios les mostró algo negativo sobre una persona, y luego compartirán esta “información” secreta (a menudo en forma de “petición de oración”) para destruir a otros. Nunca juegues este cruel juego.

3. Nunca repitas algo negativo que hayas escuchado sobre alguien a menos que sepas que es verdad. Hay una razón por la que llamamos a los chismes “jugosos”. Nos gusta escuchar cosas negativas sobre los demás porque nos hace sentir mejor con nosotros mismos. Alimenta nuestra carne. Proverbios 26:22, dice: “Las palabras del chismoso son como bocados suaves,Y penetran hasta las entrañas”,  porque la calumnia se absorbe fácilmente en nuestro ser más íntimo.

Los chismes tienen un sabor dulce, pero te amargarán. No tienes que escucharlo y ciertamente no tienes que repetirlo. Dile a los chismosos que no escucharás su charla tóxica.

Si tienes el amor de Dios en tu corazón, no difames a otra persona. El amor cubre la negatividad con misericordia y bondad. Proverbios 17: 9 dice: “El que cubre la falta busca amistad, mas el que la divulga, aparta al amigo”. Esto no significa que no confrontemos el pecado. Pero si alguien te ha hecho daño, debes acudir a ellos en privado y discutirlo. No le cuentes a 12 personas lo que sucedió para que puedas organizar un jurado. Y no publiques tu experiencia en las redes sociales para que pueda reunir simpatizantes.

4. Cuando escuches algo negativo sobre alguien, ora. Santiago 4: 11a dice: “Hermanos y hermanas, no se calumnien unos a otros”. La palabra “calumnia”, katalaleō en griego significa “hablar mal de alguien para dañar su reputación”. ¿Cómo respondemos a la tentación de chismorrear? La mejor forma es orar. 

5. Toma la determinación de animar. Las palabras tienen poder. Tienes la opción de bendecir o maldecir para edificar personas o derribarlas. Proverbios 10: 11a  dice: “Fuente de vida es la boca del justo”. Mientras te preparas para el año nuevo, establece el objetivo de usar siempre tus palabras para alentar a quienes te rodean. Si dejas que de tu boca salgan continuamente palabras de vida, bendición, sanación y afirmación, tus amigos se fortalecerán, tu iglesia estará sana y el diablo huirá.

Fuente: Revista Charisma

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here