La juventud podría definir elecciones de 2018

0
1595

El listado nominal de electores tiene registrados 26 millones 517 mil ciudadanos con edades que oscilan entre los 18 y los 29 años de edad, lo que hace que, al menos en cifras potenciales, las elecciones presidenciales del 2018 estén en manos de la juventud.

Siendo que la juventud registra a su favor un importante porcentaje de la población, podría ser este segmento poblacional quien tuviera en sus manos el futuro político de la nación, sin embargo, diversos especialistas han comentado que en México no tenemos una juventud bien formada políticamente.

De acuerdo con la académica de la UNAM, Margarita Elizondo Gasperín, consultada por el diario El Universal, no a todos los jóvenes les interesa votar, pues hay un importante segmento de ellos que no tiene credencial de elector.

En el citado diario, la académica y también ex consejera del IFE, dijo que la juventud se ha caracterizado por ser más bien apática ante situaciones electorales, lo que significa que la juventud ve a su credencial de elector más como un acceso a los llamados antros que como un instrumento político para decidir el futuro del país.

Esta situación de la juventud constituye un verdadero reto para los partidos políticos quienes tienen una enorme tarea para despertar su interés, lo que significa que tendrán que hacer uso de instrumentos tecnológicos, las redes y los medios de comunicación si es que desean atraer el voto joven.

Hoy los partidos políticos parecen estar disputando los mismos sectores sociales de siempre, y parecen ignorar la juventud emergente cuya confianza y credibilidad se conquista con nuevos conceptos. ¿Eso quiere decir que los partidos deben ir a conseguir votos a los antros? No, lo que quiere decir, es que los partidos deben considerar que la juventud requiere alternativas sociales para no necesitar refugiarse en el vacío que deja el antro y el alcohol, espacios donde su voz tenga sentido, plataformas donde sus ideas puedan someterse a debate. Eso sí provocaría una juventud activa y participativa.