viernes, abril 12, 2024
HomePersecuciónEl caso del entrenador que nos dio una lección de congruencia cristiana

El caso del entrenador que nos dio una lección de congruencia cristiana

El caso no es nuevo, pero vale la pena recordarlo.Todo comenzó cuando en 2008 Joseph Kennedy recibió la oportunidad de ser contratado como entrenador auxiliar de futbol americano por la secundaria del Distrito Escolar de Bremerton en Seattle, Washington. Joseph había sido inspirado por la película Duelo de Valientes y entendía que Dios era quien dirigía su vida.

Kennedy no era un entrenador principal, era tan solo el auxiliar, sin embargo llamó la atención ante la opinión pública porque al finalizar cada entrenamiento o cada partido, cuando ya todos los jugadores ser dirigen a los vestidores y el poco público se retira a sus hogares, se dirigía solo, tranquilo y en silencio hasta la yarda 50, que es justo la mitad del campo de juego, para doblar sus rodillas y orar a Dios, agradeciendo por el día, por la vida de su familia, la de su equipo, por los asistentes y especialmente por la salud de los jóvenes.

Prácticamente nadie notaba que Kennedy hacía eso, pues no se trataba de un torneo de fútbol  profesional, sino de un tornero interescolar. Él nunca hizo proselitismo, nunca invitó a nadie a orar, simplemente lo hacía en solitario y en silencio. 

Eran tan pocos los que se daban cuenta, que no fue sino hasta meses después que algún joven cristiano decide acompañarlo en ese breve acto de tan solo 30 segundos de oración. Meses después dos jóvenes más se agregaron y casi un año después otros cinco se acercaron también. 

30 segundos de oración en cada entrenamiento fueron suficientes para que después de mucho tiempo ya hubieran personas de las gradas que bajaban a hacer ese breve acto de oración. De pronto alguien notó que ya eran cientos las que se reunían en la yarda 50 para orar.

Poco a poco el entrenador fue siendo conocido como el entrenador que oraba en la yarda 50 y ya había quienes esperaban el final del partido para correr a acompañar a Joseph Kennedy quien caminaba tranquilamente a la yarda 50 para arrodillarse y orar unos segundos. 

Sin embargo, como siempre que se manifiesta el Espíritu Santo, el maligno se incomoda por las expresiones de fe. Pronto alguien llevó una queja a la directiva argumentando que como se trata de una institución de gobierno, no se deben permitir expresiones de fe.

Las quejas fueron creciendo y ya había manifestaciones en contra de que Joseph Kennedy orara en un lugar público. En 2015, después de siete años de orar al final de cada entrenamiento y de cada partido la directiva del equipo tomó la decisión de prohibirle que orara en la cancha. Kennedy argumentó que él no obligaba a nadie a acompañarlo, que lo hacía en silencio, que sí bien es cristiano a nadie le preguntaba siquiera sobre su fe.

Ante su inconformidad, el distrito de Bremerton le puso condiciones: se le permite orar pero los jóvenes no se pueden acercar a menos de 15 metros cuando él esté orando y nadie de las gradas puede acompañarle. Kennedy rechazó las condiciones por parecerle absurdas y expresa su decisión de seguir orando en el centro de la cancha a pesar de las consecuencias que pudieran venir.

El caso creció mediaticamente. Radio y televisión comenzaron a cubrir la nota. Como en Washington existen agrupaciones satanistas, también aparecieron personas que tras las rejas del campo gritaban que si los cristianos tenían derecho a orar en el centro de la cancha, también los adoradores de satanás tenían ese derecho.

A finales de 2015 los directivos del distrito deciden despedir al entrenador. Ante el despido, una agrupación de abogados que litiga a favor de los derechos de cristianos decide apoyarlo legalmente e inicia un largo proceso ante la Corte. 

Joseph Kennedy estaba resuelto a litigar defendiendo su libertad religiosa, sin embargo el pastor de su congregación a la que también asiste el superintendente escolar, con el fin de querer quedar bien con ambos, trató de negociar con Kennedy para que desista. Esto decepcionó al entrenador y desalentado decide cambiarse de ciudad.

Joseph decide viajar a Florida donde se instala con su familia. El proceso legal había continuado y después de siete años de desgaste anímico y económico por los gastos legales, a finales de 2022 la Corte Suprema le da la razón a Joseph Kennedy cuando este ya vive en Florida, es decir, a más de cinco mil kilómetros de distancia de Washington.

En todo ese tiempo Kennedy estudió una maestría en Defensa Aeroespacial y ya tiene un trabajo mucho más remunerado en Florida que el de auxiliar de entrenador de fútbol en Washington. Sin embargo por razones de congruencia y convicciones Kennedy decide regresar a su antiguo trabajo aún ganando mucho menos y se muda nuevamente a Washington.

Es así como después de siete años de tener prohibido orar doblando rodillas en el centro de la cancha de fútbol, lo hace de nuevo, esta vez rodeado de una multitud que esperaba este momento de victoria de libertad para expresar su fe.

La organización jurídica que defendió su caso exigió una indemnización de 5.5 millones de dólares, si embargo el jurado  aceptó darle solo 1.7 millones de indemnización, los cuales se destinaron para cubrir los gastos legales y recuperar los gastos de traslados y hospedajes durante los juicios.

Kennedy aceptó que económicamente perdió, pero que valió la pena para tener la oportunidad de agradecer a Dios de la manera como siempre lo había venido haciendo. Si económicamente gastó más que la indemnización que recibió, y si ganar el litigio significó ganar un salario menor que el que ya tenia en Florida ¿es un caso de derrota o de victoria?

Para muchos una victoria tiene signo monetario, pero la lección que nos deja el auxiliar de entrenador de fútbol es que el derecho a orar en un lugar público tiene más valor que el dinero que pudiera ganar. “He perdido dinero, pero finalmente he podido doblar mis rodillas en la yarda 50 para darle gracias a Dios y esto ha valido la pena a cualquier de los esfuerzos que he realizado”, dijo Joseph Kennedy.

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments

Luis Eduardo Argüello Ahuja on Marcha de Gloria se pospone para 29 de agosto